Trasplante Renal

 
 
 
 
Un trasplante de renal o de riñón es un procedimiento quirúrgico que consiste en colocar un riñón sano de un donante vivo o muerto en una persona cuyos riñones ya no se encuentran funcionando correctamente.

Los riñones son dos órganos con forma de frijol que se encuentran a cada lado de la columna vertebral, justo debajo de la caja torácica. Cada riñón tiene aproximadamente el tamaño de un puño. Su función principal consiste en filtrar y eliminar el exceso de desechos, minerales y líquido de la sangre mediante la producción de orina.

Cuando los riñones pierden esta capacidad de filtrado, se almacenan niveles dañinos de líquido y desechos en el cuerpo, y esto puede elevar tu presión arterial y producir insuficiencia renal (enfermedad renal terminal, también denominada nefropatía en etapa terminal). La enfermedad renal terminal se produce cuando los riñones han perdido aproximadamente el 90 % de su capacidad para funcionar normalmente.

Algunas de las causas para necesitar un trasplante renal son:

  • Diabetes
  • Presión arterial alta crónica no controlada
  • Glomerulonefritis crónica: inflamación y posterior formación de cicatrices en los pequeños filtros que se encuentran dentro de los riñones (glomérulos)
  • Enfermedad renal poliquística

Las personas con enfermedad renal terminal deben eliminar los desechos del torrente sanguíneo a través de una máquina (diálisis) o un trasplante de riñón para mantenerse con vida.